Fotografía: Agencia Surpress

¿Qué es lo que quiere la comunidad del Festival en la Patagonia?

Tres jornadas impecables, buen espectáculo, adecuado sonido y atractiva iluminación, animadores a la altura, además de notables actuaciones, y no sólo de las estrellas de “renombre”, sino de cada uno de los artistas que pasaron por el escenario “Cocho” Cárcamo, marcaron una nueva edición del Festival Folclórico en la Patagonia. Sin embargo, salvo la primera noche en la que el humorista Centella y el trasandino Chaqueño Palavecino marcaron el “peak” de interés, la asistencia del público no estuvo a la altura de nuestro evento cultural.

Cada vez más se nota que Magallanes ha alcanzado niveles altísimos en materias técnicas, y aunque queda un enorme trecho por recorrer, atrás quedaron los días en que todo se hacía con las luces y amplificación prestada o conseguida “a lo amigo”, luciendo hoy el show una calidad comparable a cualquier festival que se desarrolla a nivel nacional… con las proporciones justas, no nos vayamos “al chancho”.

Pese a todo, pareciera ser que el público magallánico todavía no adopta el sentimiento de pertenencia que debiese tener con nuestra fiesta musical, y sigue siendo vista como sólo una oportunidad para ver a un artista de gusto por unos pocos pesos. Y si bien se entiende que uno no tiene por qué meterse en el bolsillo ajeno, creemos que es necesario comenzar a ver el evento como algo muy nuestro y apoyarlo incondicionalmente de una buena vez.

Penoso fue ver, durante la segunda jornada, a Javiera y Ángel Parra tributando a su abuela, la gran Violeta Parra, con no más de 200 personas, en un gimnasio fiscal que ha visto sus escalinatas ocupadas como palco en otras oportunidades en que se han metido hasta 5 mil fanáticos ahí… ve tú a saber cómo.

El Festival Folclórico en la Patagonia es suyo amigo lector, no es del vecino, ni del turista, ni del que está de paso, sino que es nuestro, de todos los magallánicos, y por 7 mil pesos no se está pagando poder ver a su músico predilecto, sino que se está haciendo pago al derecho a reclamar su asiento que como hijo de esta tierra tiene reservado. Por favor, no lo vea como una oportunidad, véalo como su legítima obligación a disfrutar.

Print Friendly, PDF & Email