Condenada por parricidio: “Le pido perdón a su familia y a la mía”

Con la acusada, Mariana Trinidad Pérez Oyarzo, pidiéndole perdón a su familia y a la de quien fuera su pareja, Marcelo Aguilar Díaz, terminó ayer el juicio oral por parricidio en el cual, de manera unánime, los jueces condenaron a la mujer como autora de la estocada que le quitó la vida a la víctima. La mujer planteó en el juicio haber sido víctima silente durante mucho tiempo de violencia intrafamiliar.

Pese a los esfuerzos de la defensora, María Fernanda Benavides, por desacreditar la figura de un parricidio, planteando que el asesinato habría ocurrido en un momento de obcecación de su representada, frustrada de reiterada violencia doméstica; los jueces tuvieron por acreditados los hechos planteados por el fiscal jefe de Puerto Natales, Manuel Pérez Astorga, echando por tierra los argumentos de la abogada.

Los hechos se remontan a lo sucedido la madrugada del 17 de julio del año pasado, cuando el occiso y su victimaria volvían a su domicilio de calle Rodemil Biterlich, en la capital de Última Esperanza, trayecto en que Aguilar Díaz habría protagonizado una escena de celos, lo que sería lo que motivó a la mujer a atacarlo en el abdomen con un cuchillo de 30 centímetros, provocándole una lesión de tal gravedad que una hora más tarde le cobró la vida.

Los jueces fijaron para el próximo 7 de agosto la lectura de sentencia, en la cual se sabrá si se imponen o no los 15 años de cárcel que está solicitando el Ministerio Público.

Print Friendly, PDF & Email